Rafael Riebeling Cordero | Ser empresario

Rafael Riebeling Cordero | Ser empresario

Para Rafael Riebeling Cordero, director general de Grupo Peosa, ser empresario es una carrera de resistencia, no de rapidez. Lo importante, dice, es ser disciplinado y perseverante.
 
“Ser empresario implica dejar muchas veces de lado cosas de carácter personal, para enfocarse a las actividades de la organización”, precisa.
 
Desde pequeño sintió esa vocación empresarial y nunca dudó en seguirla, pese a que en sus inicios -dice en entrevista con Axópolis.com- se dieron más errores que aciertos, pero con ellos llega el aprendizaje.
 
Se trata de un empresario joven que dirige una empresa de mil colaboradores y que es ejemplo a seguir por nuevas y viejas generaciones, razón por la que el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco le entrega el reconocimiento de Industrial Distinguido propuesto por su cámara, la Canagraf Delegación Jalisco.
 
Riebeling Cordero estudio la primaria y hasta el primer grado de secundaria en el Colegio Liceo del Valle. El segundo año de secundaria lo cursó en Le-Mans Academy, Indiana, Estados Unidos.
 
Para estudiar el tercero de secundaria regresó a Guadalajara y entró al Instituto Cumbre Bugambilias, donde también cursó la preparatoria. Estudió la licenciatura en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Guadalajara.
 
- ¿Qué representa para usted recibir el reconocimiento al Industrial Distinguido?
 
Un gran orgullo, una gran responsabilidad y la posibilidad de trascender dentro del ámbito empresarial.
 
- ¿Desde pequeño pensó ser empresario?
 
Si, tuve como ejemplo a mis tíos, Javier y Eduardo Cordero Staufert y me inspire en ellos para forjar mis sueños. 
 
- ¿Cuándo inició como empresario?
 
Recuerdo que desde pequeño acompañaba a mis tíos a sus actividades empresariales. Iniciando la universidad emprendí mi primer negocio en sociedad, en el cual brindábamos servicio automotriz desde autos hasta tracto camiones.
 
En esta etapa de mi vida hubo mas errores que aciertos, siendo esto parte del aprendizaje. Posteriormente, recibí la invitación de mi tío Javier para emprender con él una nueva aventura en la industria grafica en el ramo del embalaje.
 
- ¿Qué fue lo más difícil al iniciar su empresa?
 
Adquirir una disciplina de trabajo y asimilar que ante todo tenía que cumplir con una responsabilidad adquirida, esto forjo mi ética de trabajo y mis valores.
 
Adicionalmente, el lograr consolidar un equipo de trabajo que este alineado con la filosofía, objetivos, metas y mediciones para ser de esta una organización exitosa. 
 
- ¿Qué es lo que produce en su empresa?
 
Empaques de cartón plegadizos, micro-corrugados y corrugados para la industria en general.
 
- ¿Siempre se ha dedicado a lo mismo o en algún momento tuvo la necesidad de cambiar de giro?
 
Siempre me he dedicado a lo mismo, ya que estoy en este negocio desde que tenía 21 años de edad. 
 
-  ¿Cuántos empleos genera en la actualidad su empresa y en sus inicios a cuánto ascendía su planta laboral?
 
En el año de 1996 teníamos 35 colaboradores y actualmente contamos con mas de 1,000.
 
- ¿Cuál ha sido la clave de su éxito?
 
Haber hecho mía la filosofía, la disciplina, la perseverancia y el trabajo que recibí como enseñanza de parte de mi tío, el Lic. Javier Cordero Staufert.
 
-  En Jalisco o en México ¿es fácil ser empresario?
 
Yo creo que en ninguna parte del mundo es fácil ser empresario. Sin embargo, en nuestro país, debido a las situaciones de carácter cultural, educativo, estructural, seguridad,  burocrático y de corrupción, entre otros, hacen que esta tarea sea mas compleja pero no suficiente para impedir que los deseos y sueños los podamos llevar a cabo.
 
- ¿Qué recomendaciones les da a los jóvenes que quieren convertirse en empresarios exitosos?
 
Antes que nada deben soñar sobre lo que quieren ser y quieran lograr.   Esto es solo el que, falta el cómo. Con mucho trabajo de todos los días, con una disciplina estricta en la forma del manejo de los recursos en general y de manera principal los económicos. Con un enfoque a satisfacer al máximo los cada vez mas exigentes criterios de calidad y servicio de nuestros clientes, teniendo siempre en mente que el cliente es nuestro jefe y a él nos debemos. 
 
Recordemos que ser empresario implica dejar muchas veces de lado cosas de carácter personal por enfocarse a las actividades de la organización. Ser empresario es una carrera de resistencia, no de rapidez.