Tecnología

El destino de los Drones

Por: Rafael Riebeling Cordero

 

Hoy que los drones están resonando y revolucionando diversos ámbitos de la tecnología, es preciso señalar que su terreno fértil es China, donde reside la fuerza dominante del mercado global de consumo de drones: DJI.

Fue a finales de 2012 cuando sorprendieron al mundo con el modelo Phantom 1; es así como la startup tecnológica afirma que son los consumidores quienes decidirán el futuro de los drones.

Michael Perry, miembro del mando directivo de DJI, asegura que todo depende de la forma en que las personas incorporen dicha tecnología en su vida.

De hecho, ya hay creación de apps para los drones permitida por la empresa, con lo que los diseñadores de software personalizan cada dispositivo según el fin requerido. Ello no quita las excepciones geniales.

Hay un caso de configuración de drones para sobrevolar ballenas y recolectar su mucosa con el fin de llevar a cabo análisis avanzados de su salud. Otro modelo de gran ventaja que DJI ha desarrollado es aquel que rocía en plantaciones de áreas inaccesibles.

Planes a futuro son aquellos drones que cubran misiones de búsqueda y rescate, así como vigilancia y combate de incendios.

Perry argumenta que el objetivo de los drones a futuro es abarcar dos áreas: ocio y utilidad; ser juguete y herramienta.

El mercado de drones comerciales podría elevarse a 27,100 millones de dólares hacia el año 2021.

DJI se enfocará por lo pronto al perfeccionamiento de las capacidades de GPS y batería del dron, así como crear una relación directa con los consumidores, pues actualmente sólo la hay con los vendedores y distribuidores, a salvo 3 tiendas en todo el mundo que ya empezaron a colocar esta tecnología en manos de las personas.

Imagina tus ojos con lentes cibernéticos incrustados...

El mundo tecnológico y sus avances vienen con todo, sobra decir que esta patente de Google no suena mal.

¿Cuál es la idea? Inyectar lentes computarizados directamente en los globos oculares, removiendo el cristalino e inyectando fluido en su cápsula; así colocará el lente electrónico.

Esto es el fruto del trabajo constante en el desarrollo de lentes de contacto inteligentes, con el objetivo de que nunca necesitemos ni lentes ni pupilentes de nuevo. Incluso, dispensar del uso de telescopio y microscopio.

Por si acaso sonara poco, podremos tomar fotos y video con este sistema... ¿y para cargarlos?, podrás preguntarte. No hay problema con ello. Estos lentes podrán ser alimentados por el movimiento del globo ocular o conectados a un dispositivo inalámbirco.

He ahí muchas posibilidades más, como la cura del envejecimiento de los ojos llamada “presbicia” que no permite enfocar, de la miopía, astigmatismo e hipermetropía. En broma irónica, habría muchos humanos “cyborg”, lo cual es preferible que tener los anteriores problemas.

Se lance o no al mercado esta patente, no negaremos que suena de lujo... es cuestión de tiempo que esta compañía u otra oferten un producto de esta naturaleza.

 

Rafael Riebeling Cordero.

Lo que las empresas deben buscar

La competencia por el talento tecnológico es bastante fuerte. Sin embargo, no todos los empleados se casan con las ideologías de la empresa, y mucho menos se apasionan por sus objetivos, sino sólo –y no en todos los casos– por su desempeño profesional individual.

La revista Forbes en su sitio web publicó un interesante estudio sobre 33,500 trabajadores no minoristas o de ventas en la industria de la tecnología en el período reciente de dos años, arrojado por el sitio de información PayScale.

Dicho estudio refleja cómo las empresas tratan de motivar a su gente: diversidad, menos estrés, factores de satisfacción y salario. A partir de ello, la pregunta clave fue: “¿Tu trabajo hace del mundo un lugar mejor?”.

A continuación, en porcentaje, las respuestas positivas:

 

Facebook: 78%

Apple: 74%

Google: 72%

Intel: 66%

Microsoft: 59%

Samsung: 36%

Amazon: 42%

 

Vemos entonces que suele predominar el patrón de “empleado que sólo espera recibir su salario por hacer su trabajo”. Tener fe en nuestro trabajo, creer en sus proyectos, puede renovar las pilas de todo rendimiento y visión positiva de nuestra empresa. Sin embargo, ello no ocurrirá sin buenos líderes, y no sólo buenos: ejemplares, que trabajen codo a codo con sus colegas, porque eso deben ser todos y cada uno de los que están a su cargo.

 

Rafael Riebeling Cordero.

Página 2 de 2